Trió por accidente

El año pasado mis amigos y yo decidimos pasar las navidades en una casa de mis papás en las afueras de la ciudad. Por motivos de trabajo y por la lejanía entre el lugar y sus hogares, no podían llegar el mismo día. Mi novia y su mejor amiga fueron las primeras en llegar. 

Mi trabajo no dejaba que llegara hasta dos días después, pero hice ajustes con el jefe y pude cuadrar todo para darle la sorpresa a mi novia; no podía perderme toda la diversión.  Para que mi plan funcionara y así sorprender a mi novia y a mis amigos, tuve que conducir toda la noche.

Una vez llego, dejé mi auto unas cuadras antes para que así no se dieran cuenta de que ya estaba en la casa.  Fui el primero en llegar esa noche y mi plan, hasta el momento, estaba saliendo a la perfección.  

Estaba súper cansado por el viaje y decidí dormir un rato.  Horas más tarde, escucho unos ruidos extraños.  Pensaba que era solo un sueño así que los ignoré, pero luego se tornaron más fuertes y decidí levantarme todo aturdido a ver que ocurría.  Me dirijo a la sala y me percato que estaba mi novia y su mejor amiga desnudas (mi novia acostada en el sofá y su mejor amiga arrodillada dándole sexo oral).

Por un segundo me molesté, pero luego pensé que ésto lo podría usar a mi favor.  Lentamente volví al cuarto y me quedé observándolas en silencio.  No aguanté mucho y empecé a masturbarme mientras veía como se comían. 

La tentación fue tanta qué tuve que intervenir.  Mi novia y su amiga… Dos bellas mujeres de pie, frente a mí y desnudas. Las miré fijamente y les dije: ¡no paren!…. ¡Más emocionado no pude estar!

Mi novia se sentó tímidamente en el sofá y su amiga la empezó a besar.  Le abrí las nalgas a la amiga de mi novia y la penetré. El resto lo dejo a su imaginación.

Definitivamente nunca había hecho un trió y tampoco pensé que lo haría de esa manera, pero lo que sí puedo decir es que la pasamos muy bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll Up